In ENTREVISTAS A ESPAÑOLES

Españoles en Río de Janeiro – Maxi Díaz.

Maxi Díaz, nacido en Tenerife y residente en Río de Janeiro desde 2010 nos cuenta como fue su adaptación a Brasil.

Hola Maxi Díaz! Háblanos un poco sobre tí. ¿De dónde eres y cuanto tiempo llevas viviendo en Brasil?

Hola a todos! Soy español nacido en Tenerife donde me crié toda la vida hasta que me fui a estudiar fuera e de las Afortunadas, no sin muchas saudades. Ya tengo unas 5 primaveras por aquí, llegué en noviembre de 2010 a Rio de Janeiro y desde entonces dejé de mover el culo de lugar a lugar. Es la primera vez que conocía el país. No hay nada mejor que dejarlo todo y venirte con una mano delante y otra detrás después de vender todo.

¿Por qué has elegido vivir en Brasil? ¿Y por qué en Rio de Janeiro?

Pura casualidad, como ya nací en el semitrópico para mi Brasil no era una fuente de atracción, de hecho estaba lleno de prejuicios debido a un amigo que sí que había vivido aquí. Como me lo describía todo, parecía que todo giraba en torno al culto al cuerpo y la superficialidad, pero al final ná de ná, todo depende de con quien te quieras juntar. El motivo fue casual, vivía en Barcelona, donde te acostumbras a compartir piso con todas las nacionalidades imaginables. Una de ellas, brasileña, hizo el resto. Hice las maletas y nos vinimos.

espanoles-en-rio-de-janeiro-maxi-diaz¿Cómo fueron tus primeros días de contacto con Brasil?

Con Brasil y con Sudamérica, nunca antes había tenido la oportunidad de cruzar el charquito. Cinco años después sigo sin saber cómo me sentí los primeros días, es una mezcla de todo tipo de sentimientos, ves oportunidades, cosas que te chocan y sobre todo un continuo sentimiento de ser el país de las contradicciones. Después, lo típico. Pão de Açucar-Cristo-praia, y vivir el primer año como si fuese un segundo Erasmus, todo se ve nublado y con lagunas. Sobre todo durante carnavales, que como buen canario no me puedo perder.

¿Qué fue lo que más te impactó al llegar a Río de Janeiro?

Cosas muy concretas. El contraste de lo verde al lado de la ciudad, lo loco de los tendidos eléctricos. Y una cierta decepción con Ipanema-Copacabana, que lo pintan tan maravilloso y en realidad me daba la impresión de que el urbanismo estaba anclado en los setenta. Me acabaron gustando más otros barrios como Tijuca, Lapa, Flamengo, Gloria o incluso Botafogo. La segregación social no puedo decir que lo percibiese de primeras, es una cosa que se te va pegando en la piel, sutil al principio y después solo ves barro por todas partes. Llegué durante el auge de la pacificación, con tiros todavía en el Complejo do Alemão, no puedo negar que también vienes un poco acojonado.

¿Ha sido difícil la adaptación al nuevo entorno?

Depende. El carácter carioca es muy parecido al canario, aunque con el tiempo me da la impresión de que los mineiros son más próximos de la cultura isleña. Te desencantas con las mismas cosas: La manía del “vamos marcar” sin que nunca llegue ese encuentro de verdad, y la dificultad de algunas personas de decir “no” a los compromisos a los que no se tiene intención de ir. Y lógico que pasas por las etapas de negación-rabia-aceptación. Hay muchas cosas que inevitablemente comparas con tu tierra, y solo cuando pasan algunos años te das cuenta de que esas comparaciones son inútiles. No vas a cambiar el ritmo de una sociedad, y tampoco vas a convencer a nadie de nada. Mucho menos si usas las odiosas comparaciones jamon-faroferas.

¿Te ha sido difícil encontrar empleo en Brasil?

Yo tuve mucha suerte, vine aquí cuando todavía en España no hablaba Zapatero de los brotes verdes -mira que se queda viejo-. Así que no puedo decir que vine por la crisis, a pesar de que coincidió en que perdí el empleo en Barcelona por el clásico: “dos años de temporal, que bien, ahora me harán fijo…” Vine con mi compañera de aquella época. Todavía contaba con un año de paro, cuando todavía no te controlaban lo que hacías con lo que tienes por derecho, y pretendía pasar el primer año sabático sin dar cuentas al INE. Estaba bastante relajado con lo de buscar curro. Pero al final por contactos, una amiga de una amiga y todo eso, trabajaba en una empresa de arquitectura y urbanismo y me pidió el currículo. Se lo pasé sin esperar grandes resultados, pero me llamaron al día siguiente y tuve la suerte de trabajar durante dos años con proyectos urbanísticos y sociales en favela.

espanoles-en-rio¿Cuál es tu opinión general sobre los brasileños de tu entorno?

Los de mi entorno, geniales. Muchos han vivido en otros lugares y tienen una visión diversa sobre el mundo, o vienen de otros estados y tienen la mente abierta a amistades gringas. Muchos son amigos que conoces por casualidad, otros son novios/as de colegas, o casados. Pero la verdad es que los españoles en Río de Janeiro y otros extranjeros, en general acabamos formando una piña. El primer año fue difícil, por falta de conocer personas fuera del entorno de mi compañera en aquella época, se me ocurrió lo de abrir un grupo de españoles en Río de Janeiro en el Facebook, los primeros miembros fueron un chileno y una brasileña, jajaja.

¿Qué es lo que más te gusta de Río de Janeiro?

Mi mujer y mis hijas.

¿Y lo que menos te gusta?

La indiferencia.

¿Qué consejo le darías a aquellos españoles que quieren instalarse en Rio de Janeiro?

No vengas si no estás dispuesto a impregnarte, el dejar la crítica y las comparaciones de lado. No vengas sin contrato de trabajo pretendiendo encontrarlo aquí. No te cases por interés de quedarte en el país a no ser que sea un buen amigo o un buen novio/a. O acabarás residiendo, sí, pero con muchos dolores de cabeza.
Vas a llorar de tristeza o de rabia. Pero si a pesar de mis consejos has decidido venir, bienvenido a una de las grandes experiencias de tu vida, te ayudará a conocerte como nunca antes. Te habrás superado a ti mismo y a los pesimistas que te decimos que no vengas. Muchos españoles en Río de Janeiro lo han conseguido.

¿Qué es lo que has aprendido en tu nueva vida en Brasil?

De que no somos de ningún lugar y somos de todos. De que no somos nadie y somos varias personas. De que a pesar de que todo parece ir mal, siempre te acabarás sorprendiendo.

¿Crees que vivirás muchos años en Brasil? ¿Intención de volver a Rio?

Siempre quise volver a Canarias. Mi pequeño paraíso continúa siendo mi sanctasanctórum, pocos canarios conozco que no quieran volver a casa. Pero como estoy percibiendo las cosas, con mi esposa y mis hijas, las raíces se me van haciendo cada vez más profundas. Ellas también adoran Tenerife y les encantaría hacer las maletas e irnos. Nada de vigilar a las niñas en el parque y nada de cambiar de cuarto en casa dependiendo del sonido de las balas.

Pero tenía un tío-abuelo afincado en São Paulo, que siempre decía que volvería algún día a Tenerife. Falleció en São Paulo con 92 años y una familia numerosa. Puede que sea una historia paralela la mía …

¿Qué es lo que más extrañas de Tenerife?

Te conocen. Es tu casa y sabes cómo funciona. No andas con estrés, eso es imposible. Haría lo mismo que hago en Rio, sin tener que andar desconfiado de todo lo que se menea. Playita, chanclas, chuletada y familia, qué más puedo pedir?

¿Quieres saludar?

No hace falta, ya los saludo a diario!

VER MÁS ENTREVISTAS A ESPAÑOLES EN BRASIL

VER ENTREVISTAS A EXTRANJEROS EN BRASIL DE VARIAS NACIONALIDADES

 
Te parece útil esta información? Compártela con tus amigos. :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Recommended Posts

Leave a Comment